Fatima Zahrae

Haber presenciado durante tres años las clases de Sirah en manos del ustad Ahmed en la academia Khayrukum ha sido todo un acierto.
A parte del vínculo que creas en clase, aprendes muchísimas cosas que antes desconocías totalmente.
Además de que conoces detalladamente cada suceso… y eso es lo que le hace también especial.