Yousra Afallad

Este curso, y como consecuencia este año, me ha ayudado a crecer, a conocer y entender desde la raíz, desde lo más puro, sin estar contaminado por la opinión subjetiva de cada cultura.

A la vez me ha ayudado a expandir mi mente, a aceptar la diversidad de opiniones y el esfuerzo que hay detrás de cada madhab para entender e interpretar las leyes islámicas. Me ha enseñado que el islam está hecho para todos, que es una fitra innata que todos llevamos dentro, solo has de indagar, observar y reflexionar, y eso hará que aceptes la verdad sin dudarlo.

He aprendido que no hay que tener miedo por cuestionarse las cosas, incluso aquellas que tan integradas tenemos, porque cuando tienes la respuesta todo se ve con claridad y empiezas a hacer las cosas desde dentro hacia fuera, con fidelidad y sinceridad.

Lo mejor del camino es la dulce curiosidad que te crea, de querer saber más y mejorar. Somos una especie imperfecta que vive en el libre albedrío, y con esfuerzo cada día escogemos hacerlo lo mejor posible.

Solo queda agradecer al profesorado por su esfuerzo diario en hacer de nosotros personas reflexivas, que cuestionemos el rebaño y aceptar con orgullo lo que el corazón dicta. Y a los compañeros, por su valentía de compartir sus dudas y seguir creciendo juntos.